Mundo(s) de víctimas. Dispositivos y procesos de construcción de la “víctima” en la España contemporánea. Estudio de cuatro casos paradigmáticos (CSO2011-22451) fue un proyecto financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación dentro del Plan Nacional de I+D+i para los años 2012 a 2015. El proyecto se inscribió en el Centro de Estudios sobre la Identidad Colectiva (departamento de Sociología 2, Universidad del País Vasco), y participaron de él investigadores de las universidades de Vigo, Autónoma de Madrid, Autónoma de Barcelona, el CES de la Universidad de Coimbra, o el CERI de Sciences-Po.

El proyecto abordó los procesos de construcción de identidad asociados a la figura de la víctima en la vida social contemporánea, centrándose en el caso español. Esta figura, en los últimos años, ha ganado centralidad, ocupando espacios cada vez más relevantes en la escena social y en las agendas política, jurídica, legislativa y mediática. Normalmente conmovido por el drama, individual o colectivo que se esconde tras cada caso el trabajo científico se ha orientado a paliar la gravedad de situaciones que bordean, y en muchos aspectos, lo humanamente tolerable. No obstante, las víctimas del terrorismo, de la violencia machista, de la Guerra Civil, del 11-M, del Yak-42, de accidentes de aviación, de la represión franquista, de la crisis, de una inundación… tienen un denominador común, la propia categoría de víctima cuya sola expansión toca cuestiones estructurales (los derechos humanos, la idea de ciudadanía, el concepto de sujeto en sus posiciones más vulnerables y extremas, la gestión política de todo ello), que merecen ser analizadas, así como los mundos de vida concretos que se han organizado en torno a ellas.

El proyecto trabajó sobre cuatro casos de estudio: víctimas de raíz política (ETA, 11-M, franquismo y violencias policiales), de violencia de género, de accidentes de tráfico, y víctimas en proceso de reclamación de la categoría (bebés robados y accidente de metro de Valencia). El acercamiento se hizo a través del análisis de dos dimensiones: la primera, los dispositivos y agentes que contribuyen primero a la gestación de esa figura y luego a su gestión; la segunda, las formas de identidad y socialidad, los mundos de vida de las víctimas.