Mundo(s) de víctimas se propone constituir una línea de investigación fuerte a partir de la que aplicar a distintas situaciones sociales una mirada analíticamente precisa y humanamente sensible a un tema de enorme complejidad, el del dolor humano. En el programa, por eso, convergen investigaciones colectivas e individuales que atienden a sus manifestaciones o más intensas o más extendidas: la víctima, el desaparecido, el refugiado, el desahuciado, el subalterno. En general, el sufriente. En el proyecto colectivo desarrollado entre 2012 y 2015 (Mundo(s) de víctimas) se consideró el caso español, y con un propósito que requería y requiere aún de un esfuerzo de investigación importante: desnaturalizar una figura social como la de la víctima, lo que exigió poner en contexto algo que se había en este país cristalizado enormemente y también poner bajo el ojo académico los distintos dispositivos, personajes, esfuerzos que han intervenido e intervienen en la tematización, tratamiento, gestión, de los mundos sociales que se han construido en no mucho más de dos décadas en torno a esta figura. En el proyecto colectivo que en torno a la desaparición se desarrolla entre 2016 y 2019 (Desapariciones) la ambición se ensancha: abarca una geografía más extensa (Colombia, México, España, Portugal), muchos más casos y también es más exigente teórica y metodológicamente. El desaparecido y la desaparición se proponen como un concepto con el que pensar situaciones de dolor y sufrimiento, la metodología de trabajo es multisituada y transversal, con una fuerte vocación internacional y comparativa y disciplinariamente muy colaborativa.

 

poder de victima